Mi tarjeta Micro SD no guarda bien los datos

tarjeta micro sd defectuosa

Me he comprado una tarjeta de memoria estupenda y con mucha capacidad, pero cuando le grabo datos, no los puedo leer correctamente. ¿Qué puede pasar?

¡Gracias! José María

Para esta consulta le pedí la tarjeta de memoria, estuve revisándola de arriba abajo, la formateé varias veces, y finalmente me puse a bucear por internet.

Al hacerlo, me encontré con la desagradable noticia (para mí era novedad) de que hay muchas veces en las que tarjetas de memoria que salen defectuosas, se ponen a la venta por internet de manera fraudulenta: la tarjeta dice que tiene una capacidad muy superior a la que realmente admite.

¿Y cómo puedo averiguar si mi tarjeta es de las fraudulentas?

En nuestro caso, encontré y ejecuté el test que viene explicado en esta página:

https://sosfakeflash.wordpress.com/2008/09/02/h2testw-14-gold-standard-in-detecting-usb-counterfeit-drives/

Y al ejecutarlo nos dimos cuenta de que, efectivamente, la tarjeta sólo tenía 6GB reales, cuando en la parte de fuera indicaba que tenía 256GB.

Vale, me han timado. Ahora: ¿qué puedo hacer?

Pues en este caso se trataba de una compra realizada por eBay, y pagada vía Paypal, por lo que hicimos una reclamación mediante el Centro de resoluciones, adjuntando los datos de dicho test, y respondieron en seguida devolviendo el dinero de la venta y gastos de envío del mismo.

¿Qué puedo hacer para la próxima?

Pues un par de cosas muy sencillas:

  1. Lo barato es caro: la calidad cuesta un poquito y, aunque cada vez hay más páginas de venta de dispositivos electrónicos, es recomendable acudir siempre a lugares en los que te den factura, garantía, y puedas acudir en el caso de que haya algún problema.
  2. Compra siempre marcas conocidas: las marcas más conocidas se juegan el prestigio a la hora de vender, y suelen tener estándares de calidad para sus productos. En este caso, para tarjetas Micro SD podrías comprar SanDisk, Kingston, Samsung, Trust, Verbatim,… (no me paga ninguna, jeje).
  3. Si no sabes, pregunta: ya sea a un conocido que tenga experiencia en estos temas (ejem, ejem 😉 ), o acude a un comercio físico en el que te puedan asesorar.

 

De todas maneras, cosas como ésta he descubierto después que le han ocurrido a más de uno que tengo a mi alrededor, así que, siempre que puedas darte cuenta con tiempo, no te preocupes y reclama la devolución del artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *